¿Cómo administrar tus redes sociales?

redes-sociales-privacidad

1. Definir en cuales redes tener presencia. 

Cada red social tiene una finalidad. No es lo mismo interactuar en Facebook que hacerlo en Twitter y LinkedIn (red profesional). Todas son distintas. Por ejemplo, en LinkedIn al ser una red social profesional no es adecuado colocar una foto de perfil con tu perro, ni publicar fotos de tus fiestas y otros temas. Mucho menos colocar de nombre de perfil “gatitaa”. Esta red es muy seria y tiene unas pautas a seguir para que juegue a tu favor. Evalúa en cuál debes estar y qué tanto puedes aportar allí, así como lo que puedes obtener de cara a tu posicionamiento profesional. Puedes usar herramientas automáticas para publicar en ellas como Hootsuite, Metricool, Postcron o Buffer, sin dejar de lado las publicaciones tuyas en tiempo real. 

Aplica la estrategia de pareto: 80% publicaciones instantáneas tuyas (comentar, retuitear, compartir, etc) y 20% automatizadas. 

2. Cuidar tus publicaciones. 

Las redes SOCIALES, son eso mismo, SOCIALES. Sin embargo, no lo puedes usar de excusas para publicar cuanta cosa se te ocurra. Como dije antes, quieras o no estás causando una percepción. 

Muchas personas crean un negocio y lo dan a conocer a sus “amigos” en redes sociales. Aunque no lo crean, lo adicional que publiques impacta en los resultados que pretendes obtener. 

Si vas a usar las redes sociales como promoción de tu profesión o de los productos que comercializas, cuida lo que publicas. - Retuitealo ahora 

Tus potenciales clientes ven todo, no sólo el producto/ servicio que ofreces. 

Para ilustrarte esto, te pongo el ejemplo de mi amiga Luz del Mar. Ella es consultora de productos Oriflame. Sus publicaciones están muy relacionadas con su trabajo y es muy cuidadosa en las opiniones que expresa acerca de muchos temas. Otra clave para tener en cuenta: Como profesionales es un deber respetar nuestro idioma. Cuida tu ortografía. Esto dice muchísimo de ti. 

 3. Manejar los filtros de privacidad cuando sea necesario

Elige qué pueden ver otras personas en tu perfil, si pueden encontrarte con tu nombre y/o con tu email, entre otros. Por ejemplo, yo tengo varias solicitudes de amistad de personas que no conozco. Relaciono las invitaciones con la relevancia que ha tomado el blog. Sin embargo, aún no las he aceptado porque no he terminado de adecuar mis filtros y de segmentar la información que aparece en mi perfil. Tengo otra cuenta que creé con la intención de interactuar con mi tribu Kaizen Éxito, pero se me ha hecho dispendioso dedicar tiempo a dos cuentas de Facebook (aún usando herramientas automáticas). Así que estoy analizando si me quedo con una. 

4. Monitorea lo que se encuentra de ti en la nube.

Evalúa si lo que encuentras está acorde con tu marca personal y toma decisiones. Es posible que la información que aparece allí sea de un momento de tu vida en que tenías otros intereses y hoy ya piensas distinto. A partir de ahora, date una vuelta de vez en cuando por los buscadores. 

5. Se coherente entre lo que dice ser y lo que muestras en las redes.

Nuevamente, te recuerdo que un gran porcentaje de empleadores están a la caza de tu información. Como dije, tus redes sociales son oro puro. Así que a partir de ahora, toma conciencia de cada cosa que publiques, compartas y comentes. Ten presente que tanto afecta o puede afectar tu marca. Y si no te importa, bueno, es tu responsabilidad.

Artículo tomado de Kaizen Éxito

Comentarios